Nos encontramos en una etapa de decadencia moral

Los ecuatorianos nos encontramos en una etapa de decadencia en lo moral, en lo ético, en lo profesional, en lo personal, resultado de 14 años de un gobierno de delincuentes que, aún en la actualidad, utiliza la ideología y la lucha de clase para dividirnos, para reinar sin oponentes y, que tiene arraigado en lo más profundo de sus células la corrupción que nos ha sumergido en una terrible crisis económica, que si no es por la dolarización fuéramos un estado con una inflación igual o peor que Venezuela.

Los ecuatorianos nos encontramos en una etapa de decadencia en lo moral, en lo ético, en lo profesional, en lo personal, resultado de 14 años de un gobierno de delincuentes que, aún en la actualidad, utiliza la ideología y la lucha de clase para dividirnos, para reinar sin oponentes y, que tiene arraigado en lo más profundo de sus células la corrupción que nos ha sumergido en una terrible crisis económica, que si no es por la dolarización fuéramos un estado con una inflación igual o peor que Venezuela. La pobreza en nuestra nación se está volviendo sofocante y difícil de controlar; los ciudadanos cada vez tenemos un menor poder adquisitivo, empleo escaso y precario, mayores cargas fiscales que frenan el desarrollo económico del Ecuador. Incluso, el tristemente célebre prófugo de la justicia y líder de la organización criminal llamada ROBOLUCIÓN CIUDADANA, Rafael Correa Delgado, propuso crear impuesto sobre herencias, es decir robarnos lo que nuestros abuelos y padres crearon a base de sudor y trabajo, al contrario de los delincuentes de esta pandilla que han obtenido sus bienes y fortunas a base del saqueo del dinero del estado, que es nuestros dinero. Crearon todo un sistema, a través de leyes corruptas, para que sus actos de corrupción queden en la impunidad y también imposible de recuperar lo robado. La Asamblea Nacional, cueva de ladrones y trogloditas, hasta el día de hoy aprueba la LEY DE EXTINCIÓN DE DOMINIO.

Muchos de nuestros conciudadanos han perdido sus valores éticos y morales producto de la corrupción instaurada en todos los organismos del Estado. No hay una sola institución que no haya estado envuelta en actos de corrupción, desde el ministro, director, jefe departamental y hasta en algunos casos los conserjes han arrasado con el dinero de todos los ecuatorianos. Somos una sociedad cautivada por las bajas pasiones, sumergida en el alcoholismo y la drogadicción y, sobre todo en la corrupción estatal que nos está condenando a la perdición. Si no recapacitamos, si no rechazamos todo esta telaraña de corrupción que nos ha instaurado y que pretende institucionarla Rafael Correa Delgado y su pandilla de delincuentes integrada por Araúz, Rabascall, Hernández, Rivadeneira, Patiño, Jairala y más vamos en el camino de desaparecer como nación. RAZONA TÚ VOTO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

NO ES PERSECUCIÓN ES JUSTICIA

Vie Ene 15 , 2021
El cinismo, el ego, la soberbia y más que todo el insulto a la inteligencia de los ecuatoriano ha llevado al tristemente célebre ex presidente de la República y líder de la pandilla de delincuentes correísta-morenista Rafael Correa Delgado, a realizar declaraciones a medios de comunicaciones internacionales que las acusaciones […]